Close

El Ambateño (Ecuador), un año de historias

Era Semana Santa. Los mismos ramos y palmas que avisaban en qué domingo estábamos recibirían a un nuevo medio de comunicación que llegó para quedarse en el corazón de Ecuador, en la ciudad de Ambato.

Qué lejanos parecen los últimos días de diciembre de 2012 y primeros meses de 2013 cuando las empresas Ediasa y Editores Ecuatorianos (El Comercio) encargaron a La Máquina de Ideas (LMI) la creación de un nuevo diario popular en esa ciudad partiendo de cero: ni personal para la redacción ni lugar físico de la misma.

Así empezamos con un Taller de Talentos, realizado en la universidad para captar periodistas, fotógrafos y diseñadores, del que se obtuvo un equipo sólido y dispuesto a “comerse” las calles de y alrededores de la ciudad de los Tres Juanes; para salir, encontrar y contar historias en un diario que nacía bajo un modelo muy claro: ser un diario popular, pero sin perder de vista el carácter urbano de su nacimiento.

En 14 años, LMI ha dejado su huella a lo largo y ancho de Latinoamérica con la creación y reactivación de numerosos diarios populares; periódicos que, a pesar de su precio (a veces gratuitos) establecido a la medida de su lector, no dejan ningún detalle al azar como cualquier periódico generalista que se precie.

Los diarios populares hoy ya no son sólo escaparates de hemoglobina, son algo más. Son periódicos que informan y forman, entretienen, y se dirigen a una audiencia heterodoxa. Pueden llevar contenido más explícito para el varón, pero también un montón de tips para la mujer que quiere estar más bella. Contienen entretenimiento combinado a veces con información para los más pequeños del hogar.

Por eso, los profesionales que trabajan en este tipo de diarios sale a la calle, pregunta, indaga, busca la opinión del lector para que éste sea voz también del diario, de su diario, y así, los periódicos populares buscan una clara identificación con su audiencia, a quien se deben y por la que deben su existencia, además de la lógica rentabilidad que deben tener para las empresas.

El diario El Ambateño nació bajo estas premisas, que son y deben seguir siendo los versículos de la biblia que empuja a editores, periodistas, diseñadores y fotógrafos a brindar la realidad de lo que ocurre en Ambato y su zona de influencia.

Y lo que ocurre en Ambato se completa con lo que sucede en Ecuador o el mundo. Hoy más que nunca el ciudadano no vive aislado. Por eso, un diario popular como El Ambateño cuenta y denuncia qué ocurre en el valle ecuatoriano y más allá de la cumbre del Tungurahua. Y así nos relata la última iniciativa del papa Francisco o quién ha triunfado en la última ceremonia de los Óscars. Pero nunca olvida en dónde y para quién nació. Y nos avisa del último espectáculo de títeres que los más pequeños pueden disfrutar en el patio de las Casas del Portal o se suma a la colecta para los damnificados del reciente incendio que arrasó el Centro Comercial Simón Bolívar, o nos ofrece consejos para prevenirnos contra una gripe impertinente.

Hoy, después de un año, si buscamos en wikipedia: diarios de Ambato, ahí figura ya con todos sus honores El Ambateño, junto a sus competidores La Hora y El Heraldo.

Lo decíamos al principio, llegó para quedarse y es un orgullo para todo el equipo que compone LMI poder felicitar desde aquí a la empresa y a todo su equipo por todo lo logrado en un año. Que si bien los principios no son sencillos, son las dificultades las que fortalecen e impulsan para un camino correcto por el mundo editorial.

Desde LMI deseamos que El Ambateño siga creciendo, captando lectores, y sobre todo, que les siga siendo fiel ofreciendo cada día, sin descanso, la información mejor contada de Ambato.

Felicidades a todos y que vengan muchos más.

 PORTADA EL AMBATEÑO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2021 La Máquina de Ideas | WordPress Theme: Annina Free by CrestaProject.